Mariano Chuches y el Delorean

Publicado: septiembre 3, 2012 en General

Erase una vez, en un palacio llamado el palacio de la Moncloa, vivía un hombre llamado Mariano Chuches, que era presidente de un pais, España. Un pais que atravesaba un momento muy malo. Hubo un tiempo, hace muchos muchos años, que ese pais fué gobernado durante 40 años, por un hombre bajito y con muy mala leche.

Algunos compañeros del Sr. Mariano echaban de menos ese tiempo pasado y le dieron la idea de volver al pasado. Se reunieron para ver de que manera podían retroceder los años necesarios para regresar a ese tiempo, unos 73 años atrás mas o menos. Pasaron muchas horas y se dieron muchas ideas, hasta que un compañero se levantó y dijo:

– ¡Ya lo tengo!, podríamos comprar el Delorean de Doc, el Dr. Emmett L. Brown.

Algunos muy extrañados no sabían quién era ese Doctor, pero su compañero se lo explicó y todos quedaron contentos, al saber que dispondrían de una maquina del tiempo en forma de coche. Pero esas alegrías duraron poco cuando vieron el precio, un precio que no podían pagar.

De repente el presidente del gobierno Mariano Chuches exclamó:

– No preocuparos, tengo una idea, llamaré a mamá Merkel que está en Alemania donde hay mas dinero, y seguro que nos lo presta!

Mariano cogió el telefono y llamó a Alemania. Mamá Merkel contestó el telefono, y Mariano le explicó la idea con todo lujo de detalles.  Cuándo acabó de contarselo, Mamá Merkel como buena madre le contestó con dos frases tipicas de madre:

-¡NO HAY DINERO PARA DELOREANS!

– ¿Pero mamá?, replicaba Mariano.

– ¡NI MAMÁ NI MAMÍ!, ¡NO HAY DELOREANS QUE VALGAN!, le gritó Mamá Merkel.

– ¿Y qué solución nos das?, preguntó Mariano.

Mamá Merkel estuvo en silencio durante uno segundos, hasta que dijo:

– Hay algo mucho mas efectivo que esa estúpida máquina del tiempo, ¡LOS RECORTES!.

Mariano no sabía en que consistía exactamente eso de los recortes, pero Mamá Merkel se lo explicó y Mariano lo entendió a la perfección y se lo explicó a sus compañeros.

Aquellos que deseaban volver a ese antiguo pasado, daban gritos y saltos de alegría, por que por fin, podrían hacerlo. Y empezaron a imaginar.

Volverían las diferencias entre ricos y pobres, volvería el Palio, el telediario del Nodo-Rtve, los colegios para niños y los colegios para niñas, o el antiguo bachillerato. Los hospitales para ricos y las casas de socorro para pobres, y la beneficiencia. Las monjitas de la cruz roja con sus uchas para recoger las cuatro perras chicas que dejaban los ricos y adinerados para las personas con discapacidad. Volverian las universidades para ricos. La iglesia volvería a tener mucho poder, y volverían a ser pecadores los que no fueran a misa.

Era un no parar!, algunos compañeros de Mariano pensaban todo lo que habría si seguían las instrucciones de Mamá Merkel, y se alegraron mucho mas.

Mariano y sus compañeros se pusieron manos a la obra y empezaron los recortes, pero lo harían a su manera, y recortando recortando, España volvería a 1939.

comentarios
  1. rafa dice:

    uoooooooooooooo, Jaume! está genial genial genial!!! te comparto en el facebook!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s