Dos tipos de gente.

Publicado: marzo 17, 2013 en General, Opinión

En la web de canal plus me encontré una entrevista que le hacía Iñaki Gabilondo a Arturo Pérez Reverte. Yo no soy muy devoto de Arturo pero considero que fue una buena entrevista en el que reflexionó de muchas cosas. Y me quedo con la siguiente reflexión que hizo:

El mundo se divide entre esos dos tipos de gente:

El que sabe que va a morir, el que sabe que todo es vulnerable, que todo está sometido a los azares de la vida, del tiempo, de lo que quieras llamarlo. Vive de otra manera, vive de una manera mucho más limpia, mucho más digna, mucho más lúcida, mucho más serena.

Pero el que no sabe que va a morir, el que cree que esto dura siempre, que la belleza es eterna, que el confort es eterno, que el coche nunca va a pinchar la rueda, que nunca hay un iceberg delante del Titanic, que nunca se cae el avión… Y ese es el que creo que ha perdido el sentido de la vida, es el que está empeorando el mundo.

 Cuantas más personas hay que creen que no van a morir peor es el mundo. Y cuantas más personas hay que saben que van a morir mejor es el mundo. Creo que nuestros abuelos tenían razón y que nosotros estamos equivocados.

Habla de dos tipos de gente, aunque bien es verdad que podrían ser cinco tipos de gente, veinte, cien o muchísimos más, ya que cada persona ve la vida en general y la suya propia desde su propio prisma, su punto de vista creado por sus vivencias, miedos y otros condicionantes.

Pero esta reflexión que hacía Arturo es algo que yo desde hace unos años me he estado planteando y he estado analizando. Algo como ¿qué es la vida? o cómo deberíamos planteárnosla.

Personalmente tengo que decir (teniendo en cuenta esta reflexión) que  yo me veo en el primer tipo de personas que plantea Arturo y que también le planteó Iñaki. Puede que sea así, porque en estos últimos años la vida ha sido bastante hostil conmigo, y eso creas o no te hace plantearte como es verdaderamente la vida. Cuándo recibes esa hostilidad te das cuenta de eso que hablaba Pérez Reverte, que somos vulnerables, que estamos sometidos a los azares o avatares de la vida. Y cuándo comprendes eso haces ese cambio mental y te pones a reflexionar sobre como es la vida y qué puedes hacer para vivir o plantearte tus problemas de otra forma. Buscas ser más digno, te deshaces de tus miedos y otros condicionantes, y vives de una forma más lúcida, con más serenidad.

Y yo a vivir con mas serenidad y más lucidez me refiero a que, aprendes a “parar” tu vida de vez en cuando, para no seguir arrastrado por tus preocupaciones, obligaciones, ciertos miedos, conflictos (contigo mismo o con otras personas o cosas), prejuicios etc. Paras por un instante, para detenerte en medio de ese torrente que es la vida, e intentas reflexionar para ver cómo enfrentarte a todos esos condicionantes. Como plantear otras perspectivas para que tu situación, tu vida, el mundo y la sociedad en la que te ha tocado vivir sea lo más llevadera posible, y cómo cambiar ciertos aspectos de todo eso.

Aprendes a luchar, apretar los dientes, aprendes que esta vida aunque bonita, no es un camino de rosas, tiene también sus cosas malas. De alguna manera aprendes a estar alerta en cierta manera, que tu vida puede cambiar en cualquier momento. Creo que la gente de hace bastantes décadas, nuestros abuelos, de alguna manera sabían esto, seguramente porque antes la vida no iba tan rápida como va ahora, reflexionaban más. La vida era más difícil, sin las comodidades, ni los avances de ahora, y eso seguramente les hacía ver la vida desde una perspectiva bien distinta a la que tenemos nosotros ahora.

Puede que fueran más solidarios, no lo sé, que había que compartir las cosas con la familia, los amigos, vecinos, para entre todos salir adelante. Esto se ha olvidado durante algunas décadas en este país y que no sé si ahora con la crisis, cuándo la mayoría de personas y familias lo están pasando mal, volverá esa solidaridad. Nuestros abuelos, valoraban más lo que tenían, porque sabían lo que costaba conseguirlas, aprovechaban más las cosas, arreglaban lo que se estropeaba, y en vez de vivir en la abundancia, vivían en la austeridad, o por lo menos se conformaban con poco. Ahora puede que no nos quede otra que plantearnos nuestra forma de vivir de otra manera, ahora toca luchar, apretar los dientes y seguir hacia adelante, como hicieron muchas veces nuestros abuelos. Nos toca cambiar las cosas, la sociedad y el mundo.

Creo que si viviéramos de otra forma, si nos planteáramos la vida de otra manera, si aprendiéramos a luchar por cambiar las cosas, este mundo sería mucho mejor. Bien distinto que el mundo que tenemos ahora, el que está comandado por personas que creen que la vida es para siempre, que casi todo es eterno.

Hablo de por ejemplo la mentalidad del capitalista salvaje, de los dueños de esas corporaciones y multinacionales, de los que manejan el cotarro de este mundo. De esos que piensan que se pueden producir productos y cosas infinitamente, cuándo los recursos de este planeta son finitos. De los que sólo viven para amasar inmensas fortunas, que nunca gastaran, ¿pensarán que son eternos, que van a vivir eternamente para gastar y vivir de sus fortunas?, ni lo harán ellos, ni sus tres o cuatro generaciones siguientes.

Y esta gente es la que provoca las grandes desigualdades en este mundo, son los que se llevan a miles de millones de personas por delante para aumentar sus fortunas. Son los que provocan miles de millones de muertes por hambre, por enfermedades y demás miserias humanas. Y aún así actúan como si no pasara nada, que todo está genial, que nuestro “Titanic” que es el mundo nunca encontrará su iceberg. Y yo creo que el mundo sí que lo ha encontrado, nuestro iceberg son nuestras miserias humanas, esta sociedad de mierda que hemos construido.

Son los que (como dice Pérez Reverte en la entrevista) han perdido el sentido de lo que es la vida, los que están empeorando este mundo. Al igual que todas esas personas que piensan que nunca les pasará nada, los que no luchan por cambiar su vida, ni la sociedad y el mundo que les ha tocado vivir. Son los que de alguna forma siguen el juego a estos dueños del mundo. Cuándo se piensa que nunca pasará nada, cuándo se piensa que todo es para siempre, es cuándo no se hace absolutamente nada por cambiar el mundo y la sociedad. Es como admitir que todo está bien, o que nada se puede cambiar, que es imposible. Y cuándo se admite eso, se es esclavo, se es vasallo.

Unos son esclavos y vasallos de estos cuatro dueños del mundo por aquello que decía Albert Einstein: “La vida es muy peligrosa. No sólo por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Otros en cambio son esclavos y vasallos de su propia miseria humana.

Teniendo en cuenta la reflexión de Arturo Pérez Reverte, ¿dónde estás tú, dónde quieres estar?, ¿Cómo quieres vivir y que vida, sociedad y mundo quieres plantear?. No esperes a que el mundo cambié por sí mismo, hazlo tu!

comentarios
  1. andelpove dice:

    Estoy tan, tan mal, que no me encuentro con fuerzas de comentar. Estoy debilitada, a parte de físicamente, psíquicamente, después de cuatro años en el paro y empalmando con mi marido y mi hija, sin ningún tipo de retribución y sin posibilidades de futuro…. 52 años y 53 años respectivamente, DESAHUCIADOS SOCIALMENTE y a todos los niveles, con 34años DE COTIZACIÓN.

    En tratamiento médico serio, qué creéis que no diría, con referencia al tema en cuestión’???????????

    ESTO ESTÁ PODRIDO, LLENO DE CORRUPTOS SIN SENTIMIENTOS, LADRONES, INCOMPETENTES!!!

  2. Caminante dice:

    Realmente sí, sólo existen dos tipos de personas, y que son las que son honestas, y las que no lo son, así de simple. Nada tienen que ver ni su origen, ni su inteligencia (o falta de ella), su condición económica, su género, su edad, sus convicciones políticas, su religión o cualquier otro condicionante. Aquel que no es capaz de sentir empatía y humanidad es simplemente alguien muy enfermo, que en ningún caso debe acceder al poder, ni tener influencia de ningún tipo. Todo lo que no és o está equilibrado, tarde o temprano termina derrumbándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s